Postulación

Desde que la Sierva de Dios Madre Carmen Rendiles Martínez, ingresó en la vida religiosa emprendió  con  tenacidad y constancia  un trabajo de perfección,  a través de la práctica de las virtudes, esto facilitó en ella   además de  un deseo insaciable de santidad,  una vigilancia continua para llegar al dominio de sí misma. Así que su fama de santidad  fue creciendo y se consolidó  cada vez más  sobre todo al momento de su muerte.

La Sierva de Dios Madre Carmen Rendiles murió en olor de santidad el 9 de mayo de 1977. Considerada y elogiada por sus virtudes,  inmediatamente después de la muerte, sus hijas animadas por la fama de su santidad, comenzaron a recoger datos para poder introducir la causa de su canonización.

Nombrado el Revdo. P. Romualdo Rodrigo, O.A.R, Postulador de la Causa y obtenido  el 18 de agosto de 1994 el nihil obstat  de la Santa Sede,  el Cardenal José Alí  Lebrún, Arzobispo de Caracas, con fecha  1 de marzo de I995, nombró un  Tribunal delegado para que llevara adelante el proceso  y tres días más tarde, nombró una comisión  de peritos en historia  para que recogieran la documentación  relativa a la Sierva de Dios.

La fase introductoria diocesana comenzó en Caracas el 9 de marzo de 1995,  a distancia de 18 años de su muerte.  Se desarrolló a lo largo de 52 sesiones en las que fueron interrogados 40 testigos en un tiempo aproximado de 20 meses.

El Revdo. P.  Romualdo Rodrigo,  primer postulador de la Causa de Beatificación de Madre Carmen Rendiles,  por   su delicada salud renunció a la Postulación de la Causa a inicios  del  año 2008. Cerca de dos años la Causa estuvo sin postulador, sin embargo, gracias a Dios  y a la constancia de la Revda. Hna. María Josefa, quien para ese momento realizaba estudios en Roma, a  finales del año 2009, entramos en contacto con la Dra. Silvia Correale, postuladora  de nacionalidad argentina, quien lleva importantes Causas en la Sagrada Congregación, aceptando gustosamente  llevar el proceso de Madre Carmen.  

Asimismo, se ha conto siempre con el gran apoyo de la Revda. Hna. María San Luis (QEPD), hermana de Madre Carmen, quien antes de su muerte dio gran empuje  a este proceso de beatificación   y estuvo ayudada por el  Revdo. Sac. Gerardino Barracchini,  quien colabora en la Nunciatura Apostólica, en sus manos puso  la gran responsabilidad de impulsar el proceso y lo ha tomado con una gran constancia hasta la actualidad. Hoy vemos con agrado el gran avance en el proceso.

Con la dirección y la ayuda del Rev.do Sac. Gerardino Barracchini  y dentro del marco de la Misión Continental  la Congregación de las Siervas de Jesús,  organizó una Jornada de Estudio denominada “Caminos de Santidad en Venezuela”, la cual se realizó en la sede del ITER, durante los días 18 y 19 de enero del año 2010. En ella se dieron a conocer  rasgos de santidad  de personalidades como el Dr. José Gregorio Hernández, Madre Carmen Rendiles,  Monseñor  Salvador Montes de Oca, Madre Emilia y  Geralda Piñero,  todos ellos con procesos en estudio. La jornada estuvo muy concurrida y despertó grandes expectativas  entre los asistentes.

Durante el año 2009 nos dimos a la tarea de atender  los posibles milagros concedidos por Dios a través de Madre Carmen,  dos de ellos llamaron notablemente la atención:

  • La curación de la Dra. Trinette Durán de Branger, gran amiga de las Siervas de Jesús, quien sufrió una descarga eléctrica en su brazo izquierdo mientras realizaba una intervención quirúrgica, este caso se encuentra en proceso de buscar la documentación que permita su fundamentación.
  • La curación de la joven Marianny Reyes, resobrina de Madre San José, quien sufrió un arrollamiento automovilístico con la posterior consecuencia de morir súbitamente o quedar en estado vegetativo y hoy se encuentra gozando de buena salud y realizando estudios universitarios.

Es alrededor de este último milagro que hoy nos movemos diligentemente. Ya  fue llevada a Roma parte de la información solicitada, notando optimismo y entusiasmo  por parte de los miembros de la Comisión Médica que colabora en  la Sagrada Congregación para la Causa de los Santos.

Además  entre la gran cantidad de causas introducidas en la Sagrada Congregación, Madre Carmen se encontraba  bastante lejos de ser atendida con prontitud, sin embargo el arduo trabajo de la postuladora  Dra. Silvia y el apoyo del Sr. Cardenal Arzobispo de Caracas, Jorge Urosa Savino, se ha logrado que sea tomada en cuenta y hace poco nos ha sorprendido una gran noticia llegada a la Nunciatura Apostólica, en donde se notifica que el día 24 de noviembre del 2010, se reunirá la Comisión de Teólogos  de la Sagrada Congregación para la Causa de los Santos  para discutir la Positio de la Sierva de Dios. Ahora sólo nos queda la Plenaria de los Eminenstísimos Sres. Cardenales para finalizar el proceso, que normalmente se concluye con el Decreto de la Heroicidad de las Virtudes si no hay ninguna objeción por parte de los Sres. Cardenales, por parte del Santo Padre. Sólo cuando la gracia del Decreto llegue, si es la voluntad de Dios, podremos decir que Madre Carmen es ya Venerable.

Esta es tarea conjunta, no sólo de una Comisión, sino de toda la Congregación Siervas de Jesús que ahora más que nunca tiene como deber primordial conocer y profundizar  la vida y obra de Madre Carmen  para que su espiritualidad y su querer  resplandezca en cada Sierva de Jesús  y esto facilite al pueblo de Dios en medio del cual trabaja cada comunidad  el conocimiento de esta mujer caraqueña  que desde su humilde presencia enseñó al mundo  que la devoción al Santísimo Sacramento,  da a  todo cristiano torrentes de sabiduría  para caminar con  seguridad  y paz haciendo sólo la voluntad de Dios.

Es necesario que entre las obras que cada comunidad tiene en sus manos,  se dé a conocer urgentemente la vida y obra de Madre Carmen, para lo cual cada Sierva de Jesús deberá desarrollar nuevas estrategias con las comunidades  y así podamos hacer un trabajo conjunto que permita una buena preparación para este gran momento para la historia del país, de la congregación de nuestra Iglesia venezolana.

Además debe abrirse en cada comunidad un cuaderno para llevar una estricta relación de los favores recibidos por intercesión de la Sierva de Dios.

Si es aceptado el milagro y se da a Madre Carmen el título de Venerable, en hora buena, ya suponemos el gran regalo de Dios al bendecirnos son este favor. Queridas hermanas ayudemos con nuestras oraciones para este momento de gracia para la Congregación.

El Papa Francisco reconoció las "virtudes heroicas" de Madre Carmen

El pasado 5 de julio de 2013, el Papa Francisco anunció que se reconoció las "virtudes heroicas - primer paso hacia la santidad- de la Sierva de Dios Maria Carmen Rendiles Martínez, fundadora de de las Siervas de Jesús. El Pontífice autorizó a la Congregación para la Causa de los Santos que se promulgara el decreto por el que se reconocen las "virtudes heroicas" a Maria Carmen, que a partir de ahora se le otorga el título de "venerable". 

Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana

El 7 de julio de 2013, la Conferencia Episcopal Venezolana expresó: "Agradecemos a Dios y también al Papa el regalo para la Iglesia de Venezuela y para la Conregación de las Siervas de Jesús, la declaración de heroísmo de las virtudes de la Madre Carmen Rendiles, fundadora y su proclamación como venerable. Congratulaciones a toda la Congregación de las Siervas de Jesús.

El Papa Francisco aprueba el reconocimiento de los milagros de tres nuevos beatos

Este martes 19 de diciembre de 2017, el Papa Francisco aprobó la promulgación de los Decretos por los que se reconocen los milagros de 3 nuevos beatos.

Mediante los Decretos promulgados, aprobados por el Pontífice después de reunirse con el Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, Cardenal Ángelo Amato, la Iglesia reconoce el milagro atribuido a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Giovanni Battista Fouque, Sacerdote diocesano nacido en Marsella, Francia, el 12 de septiembre de 1851 y fallecido el 5 de diciembre de 1926.

La Santa Sede también reconoce el milagro atribuido a la intercesión del Venerable Siervo de Dios Tiburzio Arnáiz Muñoz, Sacerdote de la Compañía de Jesús y Fundador de las Misioneras de las Doctrinas Rurales, nacido el 11 de agosto de 1865 en la ciudad española de Valladolid y fallecido en Málaga el 18 de julio de 1926.

En los Decretos se reconoce también el milagro atribuido a la intercesión de la Venerable Sierva de Dios María Carmen Rendiles Martínez, Fundadora del Instituto de las Siervas de Jesús de Venezuela. Nacida en Caracas, Venezuela, el 11 de agosto de 1903 y muerta el 9 de mayo de 1977.

El Milagro atribuido a la Madre Carmen Rendiles

A Trinette Durán no le queda la menor duda de que su inexplicable curación fue un capricho de Madre Carmen. “Como ella nació sin un brazo, quiso curarme el mío”, afirma la médico cirujana que recibió la gracia del milagro que permitió a Carmen Rendiles Martínez convertirse en la tercera venezolana en alcanzar el honor de los altares.

Es más, totalmente convencida de su teoría, con los años Trinette Durán ha ido descubriendo que son varias las cosas en común con la que será formalmente beata desde este 16 de junio: “A ella le gustaba bordar y yo bordo, ella tejía y yo también. Hacía tarjetas, que es algo que hago; pintaba y esa es una de mis grandes distracciones”, comenta.

Y fue justamente la pintura el punto común que utilizó la Providencia para obrar el milagro en la doctora, aquejada por un dolor incapacitante en su brazo derecho tras recibir una descarga eléctrica, y quien el mismo día del celestial suceso debía someterse a una delicada intervención que no garantizaba una curación definitiva.

El Calvario que sufrió la doctora Durán: Todo comenzó el 20 de mayo de 2003, cuando la doctora Durán se disponía a operar al primero un paciente de tumor en el colon en el hospital Miguel Pérez Carreño, centro donde había trabajado por 27 años. “Se trataba de un ingeniero petrolero despedido de Pdvsa en 2003”, recuerda.

La operación se hacía en el marco de una jornada sanitaria del Plan Bolívar 2000 organizada por el gobierno. Al momento de iniciar la operación, Trinette recibió una fuerte descarga eléctrica producto de un cable mal conectado que no solo la tumbó al suelo y quemó guantes y dedos, sino que dejó serios daños que solo se materializaron horas más tarde. Brindados los primeros auxilios y aparentemente bien, la galena procedió a realizar no solo esa sino otra operación pendiente, tras lo cual se retiró del hospital. Y allí comenzó el martirio.

“Esa noche comenzó el dolor en el brazo, pero era soportable. Al día siguiente operé con dolor, que ya en la noche se hizo insoportable”, recuerda Trinette, quien comenzó un verdadero viacrucis entre médicos de diversas especialidades, fisiatras y terapeutas de toda índole en búsqueda de una mejoría que no llegaba

Incluso tuvo la oportunidad de ser auscultada por varios de los mejores cirujanos de la mano del continente congregados en Caracas para un congreso regional, los cuales ratificaron el diagnóstico: atascamiento del nervio mediano y cubital desde la mano hasta la axila.

La única forma de aliviar (la cura no estaba asegurada) era someterse a una operación desde la muñeca hasta la región axilar para intentar descomprimir el nervio afectado. “Me negaba a la intervención porque sabía los riesgos y que no había garantía de recuperación total, pero el dolor llegó a ser tan fuerte y constante que decidí operarme”, comenta.

Cómo se realizó el Milagro:  El 18 de julio, día pautado para la operación, Durán pidió que la llevaran antes a la capilla del Colegio Belén, en la urbanización Los Palos Grandes de Caracas, para pedir la bendición de la Santísima Trinidad durante la intervención. En el colegio, que fue fundado por la Madre Carmen Rendiles, reposan sus restos desde su muerte en mayo de 1977.

Escoger precisamente esa capilla tuvo que ver con las manifestaciones sobrenaturales que había experimentado allí. “En esa capilla me escarché durante una jornada de oración a la Rosa Mística. En otra oportunidad, gracias a unos pétalos de rosa tomados de un arreglo, una de mis pacientes a la que había operado muchas veces comenzó a sanar. Allí siempre sentí la presencia de Dios”, dice.

En la Tumba de la Madre Carmen en el Colegio Belén: Tras rezar ante la tumba de Madre Carmen, la hermana San Luis (nombre religioso de Luisa Rendiles Martínez, hermana carnal de la hoy beata) la reconoció y le pidió pintara un cuadro de la religiosa, para lo cual la llevó hasta la pequeña habitación usada en vida por la monja, donde estaba su fotografía. “La hermana San Luis me dijo que allí Dios me iba a escuchar mejor”, recuerda Trinette.

Pero Dios y la venerable mujer le tenían preparado algo más: al llegar a la habitación, mientras la monja le sobaba la mano y rezaba, un rayo de luz salió de la fotografía e iluminó a Trinette, quien se desmayó al momento.

Increíblemente sostenida en brazos por la religiosa (quien le aseguró que no pesaba nada), una vez incorporada la médico ya no sentía dolor alguno en el brazo. “Solo sentía una gran pesadez y que la mano me había crecido, pero no había dolor”, dice

Obviamente, llamó al médico tratante para darla la buena nueva, quien le aseguró que esas sensaciones eran propias tras la operación. Repetidos todos los estudios, se comprobó que milagrosamente estaba curada.

“Fueron muchas las pruebas y los médicos que analizaron el caso para comprobar que había sanado”, dice Durán, quien asegura que hasta entonces ignoraba que en 1994 se había abierto el proceso para la posible beatificación de Carmen Rendiles.

Pero comprobar un milagro no es tarea sencilla, y de ello puede dar fe Trinette Durán de Branger, quien desde 2003 trabajó juntos a los postulantes de la causa para lograr el cometido. “No fue fácil porque todos los médicos que me trataron -más de 20- se habían ido del país. Milagrosamente en 2014 todos vinieron y fueron al juicio. Eso permitió que se corroborara que no había explicación científica para mi curación”.

Finalmente, y tras varios años después de iniciado el proceso, el 19 de diciembre de 2018 el papa Francisco aprobó el decreto por medio del cual se declara beata a la madre Carmen Rendiles.

Comunicado de la Conferencia Episcopal Venezolana del 19 de diciembre de 2017

La religiosa es elevada a los altares luego de aprobarse un milagro ocurrido en la doctora Trinette Durán de Branger, el 18 de julio de 2003

"Es una inmensa alegría para toda la iglesia católica de Venezuela, y muy especialmente, para la Arquidiócesis de Caracas, anunciar que el Papa Francisco ha firmado el decreto por el cual se aprueba la próxima beatificación de la Madre Carmen Rendiles Martínez, fundadora de la congregación religiosa Siervas de Jesús. En efecto, el pasado 21 de noviembre fue aprobado un milagro presentado ante la Congregación para las Causas de los Santos, por lo cual será beatificada en el curso del próximo año".

Así se expresó el Cardenal Jorge Urosa Savino, tras conocerse este 19 de diciembre que la religiosa caraqueña se ha convertido en la tercera beata venezolana, luego que la Santa Sede estudiara y aprobara, una curación milagrosa "instantánea, perfecta, estable y duradera", ocurrida en la doctora Trinette Durán de Branger, el 18 de julio de 2003.

El arzobispo de Caracas extendió su alegría y felicitaciones a la Congregación Siervas de Jesús, fundada por Madre Carmen, por el incansable y laborioso trabajo realizado a través de la comisión que lleva el proceso de beatificación y canonización.

"Ha sido un arduo trabajo realizado por la doctora Silvia Correale, postuladora de la causa, la Hermana Rosa María Ríos, vice postuladora, y las superioras generales de la Congregación, entre ellas la actual, Madre María Eugenia Noreña", apuntó el Purpurado.

"Más adelante brindaremos detalles del proceso, así como la fecha de la ceremonia de beatificación, la cual se dará a conocer muy pronto a todos los venezolanos. Es un momento de mucha alegría para la Iglesia y para los venezolanos", destacó Urosa.

Extracto del Mensaje de los Obispos de Venezuela en ocasión de la Beatificación de Madre Carmen Rendiles del 26 de abril de 2018

A los venerables sacerdotes y diáconos, a los miembros de Institutos de Vida Consagrada, y a todos los fieles católicos de Venezuela:
"...Queridos hermanos: el próximo 16 de junio, una insigne venezolana, la Madre Carmen Rendiles Martínez, será elevada a los altares como "beata" de la Iglesia. Ella será así presentada a los fieles católicos como ejemplo de santidad, de virtudes y perfección humana y cristiana. Esta beatificación será presidida en Caracas por el Emmo. Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, quien estará acompañado por todos los obispos de Venezuela y una gran cantidad de sacerdotes, diáconos, miembros de institutos de vida consagrada y fieles laicos...

Reafirmemos nuestra fe y nuestra alegría de ser hijos de Dios, y miembros de nuestra Santa Iglesia Católica llamados a la santidad. Para ello invoquemos la amorosa protección de Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela y pidámosle además que podamos alcanzar el progreso de nuestra querida Patria sin violencia y por caminos de justicia y de paz. AMÉN"

La tercera beata venezolana fue proclamada en una ceremonia festiva y multitudinaria en el Estadio Universitario de Caracas. 

Más de 16.000 feligreses llenaron el Estadio Universitario de Caracas durante la beatificación de la madre Carmen Rendiles, la tercera venezolana en merecer el altar. Desde las 7:00 am la marea blanca de personas fue llegando al lugar entre sonrisas, calor, cantos y euforia, para unirse a la gran fiesta religiosa que se extendió hasta las 12:00 del mediodía. Los fieles entraban lentamente al estadio mientras 93 voces de las Juventudes Culturales y otros coros acompañaban la ceremonia. En todo el centro del campo se ubicó el altar; allí el cardenal Ángelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, enviado especial del Vaticano, presidió la misa.

El padre Armelín De Sousa, quien tomó la palabra poco antes del comienzo de la ceremonia, recordó que por segunda vez el estadio fungía como templo, pues también se celebró allí la beatificación de la madre Candelaria de San José en 2008.

Desde 2005 el papa Benedicto XVI dispuso que el rito de beatificación se realizara en la diócesis que ha promovido la causa del nuevo beato o en una localidad que se considere idónea. “Este lugar no será más un estadio, será un recinto sagrado desde ahora”, dijo De Sousa.

La ceremonia fue concelebrada por los cardenales Jorge Urosa Savino, arzobispo de Caracas; Baltazar Porras, arzobispo de Mérida; José Luis Azuaje, arzobispo de Maracaibo y presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, y por el nuncio apostólico en Venezuela, Aldo Giordano.

Luego de comenzada la celebración, el arzobispo de Caracas solicitó al cardenal la beatificación de la fundadora de las Siervas de Jesús y Amato leyó en latín el ascenso a los altares de la monja caraqueña, y decretó su fiesta el 9 de mayo, día en el que falleció en 1977 la hoy beata.